Tu Sitio De Salud Y Bienestar

4 Tipos De Laxantes Para El Estreñimiento

Los laxantes para el estreñimiento son considerados un tratamiento médico de primera línea. Sin embargo, a muchas personas les preocupar usar laxantes porque creen son adictivos o que el uso prolongado de estos pueden poner en peligro su capacidad natural de movimientos intestinales.

El funcionamiento de los laxantes consiste en aumentar el ritmo del contenido intestinal por el tracto gastrointestinal y conseguir un grosor adecuado para la formación de heces de tamaño normal.

Algunos estudios que han evaluado la función de los laxantes y las terapias de fibra han demostrado que mejoran los síntomas y la frecuencia de las deposiciones en las personas adultas con estreñimiento crónico, reduciendo el dolor del abdomen y mejorando la consistencia de las heces.

Laxantes para el estreñimiento

Los cuatro tipos de laxantes para el estreñimiento que existen son: formadoras de bulto, osmótico, emoliente y estimulante.

Laxantes formadores de bulto: este laxante es comúnmente recomendado para trabajar rápidamente en la creación de heces. Los laxantes formadores de bulto son derivados de fuentes naturales como psyllium, agar y algas. Esta laxante también elimina la inflamación en los intestinos, ayuda a lubricar y ablandar las heces para mejorar el paso de las deposiciones y hacerlas más frecuentes. Puede usarse en ancianos y son muy seguros para el uso a largo plazo.

Laxantes osmóticos: estos funcionan porque aumentan la cantidad de agua en colon y en el intestino delgado, aumentando el tamaño de las heces y su flexibilidad. Al ingerirlo con el estómago vacío tarda solo un par de horas en hacer efecto. Los laxantes osmóticos tienen ingredientes como leche de magnesio, citrato de magnesio, sorbitol y formulas a base de polietileno glicol. El uso inadecuado de este tipo de laxantes puede causar diarrea severa y deshidratación por la acumulación excesiva de líquido en el colon, debido a esto debe ingerirse con supervisión médica.

Laxantes estimulantes: estos aceleran la motricidad de los intestinos, estimulando directamente el plexo nervioso en las paredes intestinales, causando un mayor movimiento y estimulación. Los laxantes estimulantes deben usarse estrictamente cuando los laxantes osmóticos no han ayudado a mejorar el estreñimiento, también se usan en la preparación de exámenes rectales y del intestino. Los laxantes estimulantes pueden desencadenar deshidratación, problemas de electrolitos y causar también cambios estructurales y musculares en el colon si se utilizan durante mucho tiempo.

Laxantes emolientes: estos se dividen en 2 grupos, aceite mineral y docusato. El aceite mineral trabaja recubriendo internamente el colon con una capa muy fina de aceite, haciendo que se retenga agua en el colon y agregando humedad y volumen a las heces. Se aconseja tomar de 5 a 30 ml. antes de acostarse. Una ingesta crónica de aceite mineral puede terminar en malabsorción de las vitaminas solubles y minerales. Un tratamiento continuo para el estreñimiento con este laxante no es recomendable.

El docusato promueve la retención de agua en la masa fecal y aumenta el volumen, para así ablandar las heces. Su acción comienza entre 1 y 4 días después de ser ingerido. Este laxantes no debe utilizarse por personas con síntomas de apendicitis o pacientes con nauseas o vómitos.


También Podría Gustarte