Aceite De Linaza: Un Buen Aliado Para Una Vida Saludable

Siguenos En Facebook


El aceite de linaza se hace a partir de las semillas de la planta del lino. Este aceite contiene sustancias que promueven la buena salud. Al igual que las propias semillas, es rico en ácido alfa-linolénico, un ácido graso esencial que parece ser beneficioso para las enfermedades del corazón, debido a su contenido de ácidos grasos omega-3.

El cuerpo, para estar saludable, requiere la proporción adecuada de ácidos grasos Omega 3 y ácidos grasos Omega 6 en la dieta. La proporción ideal es de alrededor de 1:2. La dieta promedio de muchos países está entorno 1:20 con demasiada Omega 6 y muy poco Omega 3. La proporción presente en el aceite de linaza es aproximadamente 4:1, siendo es una buena fuente de Omega 3.

Se puede consumir cada día pequeñas porciones de aceite de lino o linaza. Sin embargo, si el aceite de linaza se utiliza en la dieta durante mucho tiempo, sin otros aceites,  se puede causar una deficiencia de omega 6 en el cuerpo. Así que la mejor opción es consumir aceite de linaza y otros tipos de aceite que contengan un buen contenido de Omega 6, con el fin de conseguir el equilibrio adecuado, como el aceite de sésamo, aceite de girasol o el aceite de onagra.

Beneficios del aceite de linaza

El aceite de linaza es bueno para el corazón, ya que es la fuente más rica de ácido alfa-linolénico. La Linaza en sí, también contiene lignanos, que pueden tener acciones antioxidantes y puede ayudar a proteger contra ciertos tipos de cáncer, aunque no todos están de acuerdo en este asunto.

En concreto, la linaza puede ayudar a:

Baja el colesterol, proteger contra enfermedades del corazón y la presión arterial alta:

Varios estudios indican que el aceite de linaza, así como semillas de lino, puede disminuir el colesterol, reduciendo significativamente el riesgo de enfermedades del corazón. El tomar aceite de linaza también puede proteger contra la angina (dolor de pecho) y la hipertensión arterial. Además, un estudio de cinco años realizado en el Simmons College de Boston encontró que el aceite de linaza puede ser útil en la prevención de un segundo ataque al corazón. También puede ayudar a prevenir la presión arterial elevada mediante la inhibición de las reacciones inflamatorias que causan las arterias por el endurecimiento de placa y la mala circulación.

Control del estreñimiento, hemorroides, trastornos diverticular y biliares:

Por su alto contenido en fibra dietética, las semillas de lino pueden ayudar a facilitar el paso de las heces y así aliviar el estreñimiento, hemorroides y la enfermedad diverticular. En los pacientes con enfermedad diverticular, las semillas de linaza también pueden mantener las bolsas intestinales libres de residuos y así mantener a raya la infección potencial. Si se consume para la enfermedad inflamatoria del intestino, el aceite de linaza puede ayudar a calmar la inflamación y reparar cualquier daño en el tracto intestinal. Además, este aceite puede prevenir el desarrollo de cálculos biliares dolorosos e incluso disolver los cálculos existentes.

Reducir el riesgo de cáncer y protegerse contra los efectos del envejecimiento:

Los lignanos en la linaza parecen jugar un papel en la protección contra el cáncer de mama, de colon, de próstata, y quizá de cáncer de piel. Aunque se necesitan más estudios, investigaciones realizadas en la Universidad de Toronto indican que las mujeres con cáncer de mama, independientemente del grado de invasión del cáncer, puede beneficiarse de un tratamiento con aceite de linaza. Curiosamente, los lignanos también pueden proteger contra diversos efectos de envejecimiento.

Tratar el acné, eczema, psoriasis, quemaduras de sol y rosácea:

Los ácidos grasos esenciales en el aceite de linaza son de gran ayuda en el proceso curativo de la piel. Las manchas, eczemas, psoriasis y rosácea a menudo responden a las acciones anti-inflamatorias que contiene la linaza. La piel quemada por el sol puede sanar más rápido cuando son tratados con aceite de linaza. En los casos de acné, la linaza propicia la reducción de la grasa que obstruye los poros de la piel, evitando la aparición de nuevos brotes.

A parte de todos estos beneficios, el aceite de linaza también ayuda a: disminuir las inflamaciones caudas por gota, lupus y fibroquísticas de los senos; promueve la salud del cabello y las uñas; tratar los síntomas de la menopausia, dolores menstruales, infertilidad femenina y la endometriosis; ayuda también en la lucha contra los problemas de próstata, infertilidad masculina e impotencia.

La forma más fácil de consumir la linaza es en aceite, acompañando ensaladas o comidas que no necesiten cocción, porque si se calienta en exceso o se utiliza para freír alimentos, pierde la mayoría de sus propiedades. También es posible encontrarlo en forma de capsulas. Sin embargo, se puede consumir en su forma natural (semillas de linaza) y consumirla entera o molida junto con otros alimentos como, cereales, yogur, o cualquier comida. Hay que recordar que el aceite de linaza debe consumirse con moderación y no abusar su consumo para evitar efectos secundarios.


También Podría Gustarte

¡Compártenos Un Comentario!

Loading...