Tu Sitio De Salud Y Bienestar

Cómo Facilitar Las Vistas Al Gimnasio

El gimnasio puede ser un lugar muy intimidante para alguien que es nuevo y no está familiarizado con las reglas tácitas, máquinas complicadas y los términos de gimnasio que todo el mundo parece saber. Estos son algunos consejos para aliviar tu ansiedad y ayudar a facilitar  tu nuevo estilo de vida saludable.

La mayoría de los gimnasios ofrecen una breve visita antes de registrarse. Tómalo. No asumas que sabes todo o cómo funciona. No todo es intuitivo en un ambiente de gimnasio, incluso si has pertenecido a un gimnasio antes, no todos son iguales. Asegúrate de pedir mucha información acerca de este, no sólo para que sepas cómo funcionan las cosas, sino también para asegurarte de que es el tipo de gimnasio en el que te sentirás cómodo.

Deja tu teléfono celular en el casillero.

A menos que uses tu teléfono celular con los auriculares para escuchar música, déjalo en el armario del vestuario. Aparte del hecho de que es el tiempo para hacer ejercicio, no hay cosa que irriten más a una persona que asiste a un gimnasio, que escuchar a alguien hablando de negocios en la cinta de correr de al lado.

Haz un plan de largo plazo.

Es muy gratificante inscribirse en un gimnasio equipado con muchas maquinas nuevas y de alta tecnología… pero esto no te llevará a alcanzar tus metas. Evita ser de las personas que se inscriben al comienzo de año y se ausentan cuando llega el invierno. Contrata un entrenador calificado para que te haga un programa de entrenamientos que puedas seguir, incluso si no puedes estar allí en cada entrenamiento.

Esto también te ayudará a evitar otro gran error que muchas personas nuevas comenten cuando comienzan sus visita al gimnasio – ejercitarse de forma incorrecta. Esto no sólo conduce a una lesión, también es probable que no llegues a tus objetivos. Sin embargo, si no puedes permitirte contratar un entrenador, únete a una clase de grupo hasta que te sientas más cómodo trabajando por tu cuenta.

Un paso a la vez.

Es posible que ahora seas un entusiasta, pero si te exiges demasiado, o te inscribes en todas las clases disponibles o pasas dos horas cada día en el gimnasio, es muy posible que lastimes tus músculos. Si haces ejercicio con un plan de formación eficiente vas a alcanzar tus metas mucho más fácilmente y con menos riesgo de caer en un sobre-entrenamiento. Deja tu ego en la puerta – al contrario de lo que puedas pensar, nadie está vigilando la cantidad o frecuencia con te ejercitas.

Utiliza una toalla.

Sudar es casi una garantía cuando te ejercitas, pero dejar charcos de sudor en las diferentes máquinas que utilizas puede resultar desagradable para la mayoría de personas. Y recuerda ducharte después de cada sesión, nunca se sabe qué tipo de gérmenes podrían estar al acecho en las máquinas de ejercicios.

Deja todo en su lugar.

No importa qué tan en casa puedas sentir en tu gimnasio, todavía tienes que compartirlo con un grupo de desconocidos, por lo que si usas pesas, o una cuerda de saltar, u otro accesorio, asegúrate de poner todo en su lugar cuando termines de usarlo. Los buenos modales hablarán bien de ti.

Se considerado cuando el gimnasio está lleno.

Si sólo te puedes ejercitar en las horas pico, ten un poco más de paciencia y consideración de tus compañero de gimnasio. Así que limita tu tiempo en las máquinas de ejercicio cardiovascular a los 20 minutos, dale una oportunidad a otro y luego vuelve si realmente la necesitas. ¡Una vez más, es todo acerca de los buenos modales!

Mantén los frutos después del entrenamiento.

Muchos gimnasios tienen bares de zumos y cafés que ofrecen todo tipo de bebidas deliciosas que pueden ser demasiado tentadoras después de un entrenamiento extenuante. Pero si tu objetivo es perder peso, resístete con todas tus fuerzas. La mayoría de esas bebidas contienen todas las calorías que quemas durante una sesión de ejercicios, echando a la basura todo tu esfuerzo. Mejor toma agua.

No dejes que la sección de pesas te intimide.

Muchas personas nuevas en el gimnasio se sienten increíblemente intimidadas por la sección de pesas, que a menudo es dominada por hombres pesos pesados. Olvídate de ellos. Dedícate a hacer tu trabajo y punto.

Aprende la jerga.

Si eres nuevo en el ejercicio, que te digan que hagas tres series de 15 repeticiones no significará mucho para ti. Así que trata de aprender la jerga antes de iniciar. Una repetición es la cantidad de veces que haces un movimiento – por ejemplo 15 repeticiones serían 15 sentadillas. Un conjunto o serie es el número de veces que debes hacer ese ejercicio – por lo que tres series de 15 repeticiones de sentadillas, es hacer sentadillas 15 veces y descansar, hacer otras 15 y descansar, hacer otras 15 y descansar. Así de simple.

También podría gustarte