Tu Sitio De Salud Y Bienestar

Cómo Tratar Un Desgarro Muscular Leve

Un desgarro muscular consiste en una rotura de un musculo o un tendón por contraerse o estirarse el tejido muscular de forma exagerada. Los músculos más comunes que se ven afectados por este problema son los de las piernas y los que se encuentran en la parte baja de la espalda.

Anuncio

Un desgarro muscular puede ocurrir mientras haces alguna actividad física o por levantar objetos demasiados pesados. Los músculos que pueden lesionarse son: los músculos de las pantorrillas, cuádriceps, paravertebrales y los isquiotibiales.

Los desgarros musculares pueden clasificarse según el daño de la lesión, por ejemplo:

  • Cuando el daño es leve de las fibras musculares, entonces se le considera de primer grado.
  • Cuando estas fibras musculares se rompen parcialmente, es un daño de segundo grado.
  • Si la rotura muscular es total, entonces es de tercer grado.

Una persona con desgarro muscular leve solamente presenta síntomas tales como, sensibilidad en el musculo y este se vuelve tenso. Cuando el desgarro es grave ocasiona dolor, el musculo se pone rígido y se inflama alrededor de la zona afectada, impidiendo que continúes con tus actividades cotidianas. También puedes tener moretones en la zona lesionada. Si estas sufriendo un desgarro muscular de tercer grado, podrás sufrir de un dolor agudo, mucha inflamación y perderás las funciones de tus músculos.

Tratamiento para curar un desgarro muscular leve.

Para poder aliviar un desgarro muscular leve no es necesario que visites un médico, ya que este lo puedes curar de forma rápida y fácil en la comodidad de tu casa, y de la siguiente manera:

1. Primero tienes que proteger la lesión de los daños ulteriores.

2. Colócate compresas de hielo en la zona lesionada, para que puedas disminuir la inflamación y los moretones también.

3. Comprime la zona afectada con vendas.

4. Tienes que reposar durante 2 a 3 días, después tienes que hacer un poco de movimientos para que no pierdas la fuerza en los músculos.

Si la lesión persiste con mucho dolor y la zona lesionada no se desinflama, consulte  a un médico. También puedes utilizar algunos medicamentos, tales como el ibuprofeno y paracetamol, estos dos te ayudaran aliviar el dolor. Sin embargo, si tu dolor se convierte en agudo, lo mejor es que tu medico recete algunos analgésicos más fuertes.

Cuando las lesiones son graves, las fisioterapias son tu mejor opción. Esto se debe a que son de gran beneficio para fortalecer el musculo dañado. Las fisioterapias consisten en un programa de ejercicios de rehabilitación, que lograran que los ligamentos afectados puedan estirarse de forma gradual y se fortalezcan a la misma vez. Los casos más graves de desgarro muscular pueden ameritar cirugía y requiere de una recuperación más larga.

Una buena forma de que puedas evitar sufrir de un desgarro muscular es, mediante la realización  de calentamientos y enfriamiento antes  y después que realices algún tipo de actividad física.

Anuncio

También podría gustarte