Tu Sitio De Salud Y Bienestar

Dieta Saludable: 6 Consejos Para Llevar Una Vida Más Sana

Una dieta saludable no se trata de limitarse de alimentos que te gustan, más bien, se trata de sentirse bien, mejorar la salud, estabilizar el estado de ánimo y tener más energía para realizar diversas actividades.

Anuncio

Sin embargo, puedes aprender a crear dietas nutritivas, deliciosas y variadas; excelentes para el cuerpo como para la mente.

Comer bien ayuda a mantener un peso estable y por consiguiente evitar ciertos problemas de salud. También, la dieta tiene un efecto importante en el estado de ánimo y sensación de bienestar.

Los estudios han relacionado comer una dieta típica, llena de carnes procesadas, comidas chatarras, con tasas más altas de depresión, estrés, trastorno bipolar, ansiedad y diabetes. Debido a esto, realizar una dieta poco saludable puede propiciar trastornos de salud mental, tales como la enfermedad de Alzheimer y la esquizofrenia.

La moderación es la clave, para realizar cualquier dieta saludable. En efecto, esto significa comer sólo la comida que el organismo verdaderamente necesita. La moderación es también cuestión de equilibrio en todos los grupos alimenticios.

Para empezar, es vital la reducción del tamaño de las porciones de alimentos poco saludables, evitándolos comer tan a menudo. Asimismo, evita comer bien noche, trata de cenar lo más temprano posible ya que cuando duermes no estas activo y tu cuerpo acumula mucha más grasa que en el día.

Recomendaciones Para Mantener Una Dieta Saludable Y Equilibrada.

  1. Reducir el consumo de azúcar.

Uno de los grandes problemas de la dieta radica en la cantidad de azúcar añadido en los alimentos. Además de crear problemas de sobrepeso, el exceso de azúcar también provoca bajas de energía, diabetes, depresión, e incluso un aumento de comportamientos desproporcionados.

Reducir la cantidad de dulces y postres que consumes es sólo una parte de la solución ya que el azúcar también se oculta en alimentos como cereales, pan, salsas, sopas y vegetales enlatados, entre otros alimentos con azúcar añadida, lo cual significa una gran cantidad de calorías vacías.

También, evita las bebidas azucaradas sustituyéndolas con agua o zumo de fruta natural.

  1. Comer frutas y verduras.

Dieta saludable frutas y verduras

Las frutas y verduras son ricas en minerales, vitaminas, antioxidantes y fibra. Debido a esto, introducir frutas y verduras al menú diario te ayudará a reducir el consumo de alimentos pocos saludables.

Para incrementar su consumo, puedes añadir las bayas a los cereales para el desayuno, comer fruta para el postre, cambiar el plato de acompañamiento habitual por una ensalada, y un aperitivo con verduras como zanahorias, guisantes, tomates.

Las verduras más saludables son la lechuga, brócoli, zanahoria, remolacha, calabaza, col rizada ya que son abundantes en calcio, magnesio, hierro, potasio, zinc y vitaminas A, C, E y K.

Las frutas son una manera sabrosa y satisfactoria para llenar de fibra el cuerpo. Frutas como las bayas luchan contra el cáncer, las manzanas proporcionan fibra, naranjas y mangos ofrecen vitamina C, de tal modo que son importantes para el organismo.

  1. Elegir carbohidratos saludables.

Existen carbohidratos saludables que aportan energía al organismo. No obstante, existe también carbohidratos sin valor nutricional que solo aportan calorías vacías al organismo.

  • Carbohidratos saludables son los cereales integrales, legumbres, frutas y verduras. Los carbohidratos saludables se digieren lentamente, ayudándote a sentirse lleno durante más tiempo y manteniendo el azúcar y los niveles de insulina estables.
  • Carbohidratos no saludables son alimentos como la harina blanca, azúcar refinada, y el arroz los cuales se digieren rápidamente y causan bajos niveles de azúcar en el torrente sanguíneo y la energía.
  1. Añadir calcio para la salud ósea.

El cuerpo necesita calcio para construir dientes y huesos sanos, y mantenerlos fuertes a medida que envejece por medio de mensajes a través del sistema nervioso, y el ritmo del corazón.

Si no obtienes suficiente calcio en la dieta diaria, el cuerpo tomará el calcio de los huesos para garantizar el funcionamiento normal de las células, lo que puede conducir a la osteoporosis.

Debido a esto, trata de obtener la mayor cantidad de alimentos con calcio como sea posible y utilizarlos para compensar cualquier déficit.

Buenas fuentes de calcio incluyen:

  • Lechería. Los productos lácteos son ricos en calcio en una forma que es fácilmente digerida y absorbida por el cuerpo. Las fuentes incluyen leche, yogur sin azúcar, y el queso.
  • Hortalizas y verduras. Muchos vegetales, especialmente las de hojas verdes, son fuentes ricas en calcio como la col rizada, lechuga romana, apio, brócoli, repollo, judías verdes, espárragos, y setas.
  • Buenas fuentes de calcio incluyen frijoles negros, frijoles pintos, alubias, judías blancas, entre otros.
  1. Agregar proteína.

La proteína proporciona buenos niveles de energía para realizar diversas actividades. Varios estudios sugieren que las personas a medida que envejecen necesitan más proteínas.

Comer pescado, pollo, o proteína de origen vegetal como los frijoles, nueces y soya son excelentes fuentes de proteínas.

Las necesidades de proteínas se basan en el peso en lugar de la ingesta de calorías. Los adultos deben comer por lo menos 0,8 g de proteína de alta calidad y los adultos mayores deben aspirar a 1 o 1,5 gramos de proteína magra por cada kilogramo de peso.

  1. Añadir grasas saludables.

No todas las grasas son saludables. Sin embargo, existen buenas grasas como la omega-3, ya que puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, mejorar el estado de ánimo, y ayudar a prevenir enfermedades mentales.

Añadir estas grasas buenas en la dieta:

Las grasas monoinsaturadas de los aguacates, frutos secos como almendras, avellanas, nueces.

Las grasas poliinsaturadas, incluyendo Omega-3, que se encuentran en los pescados grasos como el salmón, anchoas, sardinas, y algunos suplementos de aceite de pescado de agua fría.

Para realizar una dieta saludable es importante el consumo de verduras, frutas, reducción de ingesta de carbohidratos y azúcar, por el contrario, estarás propenso a subir de peso y desarrollar enfermedades graves en el transcurso de la vida

En conclusión, después de controlar lo que comes que debes comer lento para que el cerebro se encargue de decirle al cuerpo que ha comido lo suficiente y por ende evitar comer de manera excesiva y poco saludable.

Anuncio

También podría gustarte