6 Razones Para Evitar Las Harinas Refinadas

La harina refinada o harina blanca es un alimento poco saludable, debido a que, en el proceso de formación, se le elimina dos componentes principales: el salvado y el germen de trigo. El salvado proporciona la fibra que se encuentra en el grano entero, lo cual brinda buenos beneficios al cuerpo. El germen posee buenas fuentes de ácidos grasos esenciales y de vitaminas del trigo. Por ello, la harina refinada queda sin valor nutricional ya que se extraen sus principales propiedades.

La nutrición adecuada del organismo, juega un papel un papel importante en la reducción del riesgo de enfermedades, especialmente de enfermedades cardíacas, y diabetes tipo 2. Sin embargo, la harina blanca aumenta el riesgo de diabetes, así como de muchas otras enfermedades prevenibles.

¿Qué Alimentos Contienen Harinas Refinadas?

Es importante saber que a la harina refina se le agrega ácido fólico para fortificar el grano refinado, esta combinación puede conducir a malos efectos sobre la salud del seno. Asimismo, hay estudios que demuestran que, al comer alimentos con harinas refinadas, la perdida de peso se hace más difícil en comparación con alimentos de grano entero.

La harina refinada se encuentra en alimentos como:

  • Pan blanco
  • Snacks
  • Galletas
  • Repostería
  • Pasteles
  • Pasta
  • Pizza

Una dieta alta en harinas hechas de trigo u otros granos afecta a todos los sistemas del cuerpo. A continuación, las razones por las cuales debes dejar de consumir harinas blancas o refinadas.  

¿Por Qué Evitar Las Harinas Refinadas?

Los productos de granos refinados son nutricionalmente desequilibrados, los cuales son responsables de contribuir a varias enfermedades degenerativas como la lixiviación de calcio de los huesos y los dientes, ya que se produce debido a la balanza de fósforo-calcio alterada en estos productos. El azúcar y los productos de granos refinados son los principales responsables de la caries dental, además, son la principal causa de la fragilidad ósea en los ancianos. Debido a esto, deberías considerar el consumo excesivo de este producto.

Además, las harinas refinadas son malas porque pueden desencadenar problemas de salud tales como:

Afectar el cerebro

La investigación ha demostrado que una sola comida con una alta carga glucémica, es decir, alimentos con harinas refinadas, puede afectar la memoria tanto en niños como en adultos.

Este efecto en la memoria puede deberse a la inflamación del hipocampo, una parte del cerebro que afecta algunos aspectos de la memoria, así como a la respuesta al hambre y a las señales de saciedad.

Elevan los niveles de azúcar

Un estudio revela que los niveles de azúcar en la sangre, pueden aumentarse debido al consumo de los alimentos a base de harina refinada. Esto se debe a que, las cadenas de azúcares simples, especialmente las de trigo, provocan un mayor aumento de azúcar en la sangre que cualquier otro alimento.

Aumentan el riesgo de diabetes

El páncreas tiene que trabajar fuerte para ayudar a producir insulina de manera efectiva, para luego metabolizar la glucosa de los alimentos ricos en harina, ya que puede hacer que el cuerpo desarrolle diabetes e inflamación.

Causan efecto rebote en las dietas para adelgazar

El consumo excesivo de harinas refinadas ya sea en galletas u otras formas de presentación, son una de las principales causas del efecto yoyo o rebote de las dietas, puesto que, al aumentar el azúcar en la sangre y los niveles de insulina, aumenta el almacenamiento de grasa del cuerpo, especialmente alrededor del abdomen o llamada grasa visceral.

Afectan el sistema inmunológico

Las células que recubren las paredes de los intestinos forman una barrera de tejido. Pero una proteína llamada zonulina puede crear grietas en la armadura intestinal del cuerpo, permitiendo que las partículas de alimentos pasen por el revestimiento del intestino sin digerir.

El trigo contiene gliadina, la cual es una proteína que causa el exceso de producción de la zonulina. Como resultado, el sistema inmunológico del cuerpo va a toda marcha. Por ello, causa las alergias alimentarias y sensibilidades con una serie de condiciones digestivas y de la piel, lo cual puede desarrollarse como resultado de la inflamación intestinal.

Aumento de peso

Otro motivo para evitar las harinas refinadas, es que pueden hacer que aumentes de peso. Los altos niveles de azúcar en la sangre se originan por consumir una dieta rica en harina, lo cual puede dañar las células nerviosas que impulsan la movilidad intestinal. Con el tiempo, el tránsito de los alimentos se vuelve lento y causa el aumento del peso.

Cómo Reemplazar Las Harinas Refinadas

Generalmente, la harina en el proceso de refinación pierde la mayor parte del trigo, incluyendo la mitad y otros de los nutrientes esenciales. Así que, para una salud óptima, es aconsejable eliminar todos los productos de harina refinada y reemplazarlos por alternativas como:

Harinas integrales

Existen harinas de centeno, espelta, trigo, soya, coco, arroz, etc. que se utilizan de igual forma que las harinas refinadas. La diferencia radica en que las harinas integrales, conservan más vitaminas, proteínas y minerales. Además, poseen un índice glucémico menor, lo que disminuye el sobrepeso y el riesgo de diabetes.

La avena

Este alimento no es específicamente una harina. Sin embargo, se puede utilizar en la fabricación de galletas y otros alimentos mucho más sanos para el cuerpo, ya que este grano se conserva prácticamente entero, y aunque esté molido, no pierde su valor nutricional.

Además, la avena ayuda a prevenir el sobrepeso y mejora el funcionamiento del sistema digestivo debido a que cuenta con fibra soluble e insoluble.

Aunque evitar las harinas refinadas puede ser muy difícil, se puede mejorar en gran medida limitando el consumo de los alimentos fabricados con este tipo de harina.

También te puede interesar: