Los 5 Mejores Hábitos de Vida Saludable Para Niños

Siguenos En Facebook


Cuando se quiere tener un niño saludable, la limpieza en el hogar se lleva a otro nivel, debido a que se quiere evitar el que padezca enfermedades. Pero, elaborar un plan de alimentación saludable para niños y mantener limpio los pisos es sólo la mitad de la batalla. También es importante que los niños aprendan hábitos saludables.

Existe un montón de lecciones que se les pueden enseñar a los niños desde los primeros años; explicarles sobre los gérmenes y los problemas que causan, puede ser muy interesante para ellos, aunque no lo parezca. Si se educa un niño desde temprana edad, es más fácil de que adquieran hábitos saludables.

Pero… ¿Cuáles son las lecciones más importantes para empezar? A continuación encontrarás los cinco mejores hábitos de vida saludable para niños:

Hábito saludable # 1: Lavarse las manos correctamente

Lavarse las manos encabeza la lista de hábitos saludables que los niños deben aprender, por una razón simple: Hacerlo con frecuencia, y hacerlo bien puede reducir hasta en 50% el número de resfriados, gripes y otras infecciones que los niños pueden adquirir. Evitando también los dolores de garganta frecuente y los constipados nasales, sólo por lavarse las manos antes de comer o después de jugar. También se les debe enseñar que hay que limpiarse después de jugar al aire libre, acariciar un animal, usar el baño, toser o estornudar.

Cabe señalar que incluso un bebé puede empezar a aprender este hábito tan importante sólo por ver a sus padres lavarse las manos.

Una manera fácil de enseñarle a un niño a lavarse las manos es jugando un poco con agua tibia y jabón, haciendo montones y montones de espuma, diciéndoles que los gérmenes de sus manos se van en las burbujas.

Para hacer que el jabón dure al menos 20 segundos en sus manos, se puede cantar la canción de la ABC a una velocidad normal. Hay que enseñarles a frotar entre los dedos, las uñas, las palmas y la parte superior de las manos con agua y jabón para conseguir una piel totalmente libres de gérmenes. Luego hay que secarlas con una toalla limpia.

Hábito saludable # 2: estornudar bajo el brazo

Cuando un niño estornuda hay que enseñarles a estornudar por debajo del codo, de esta manera los gérmenes no quedarán en los dedos. De esta forma se evita que los gérmenes se transmitan, ya que el 80% de estos se transmiten a través del tacto. Este hábito saludable se aplica también cuando el niño tiene tos.

Hábito saludable # 3: Eliminar los fluidos nasales

Una vez que un niño ha dominado el arte de sonarse la nariz, hay que enseñarle a deshacerse de los fluidos nasales correctamente, en lugar de dejarlos por ahí, en el piso o en algún mueble.

Algunas bacterias y los virus pueden vivir durante dos horas o más fuera del cuerpo, por lo que la eliminación de los fluidos es otro hábito saludable que los niños deben aprender. Para esto hay que asegurarse de que exista si es posible, un bote de basura en cada habitación; o enseñarle a eliminarlos a través del inodoro.

Hábito saludable # 4: No compartir objetos personales

Ciertos artículos pueden albergar gérmenes y otras cosas repulsivas, por lo que el niño tiene que aprender a compartir algunos objetos. Hay que explicarle a los niños que si bien es bueno compartir los juguetes con sus amiguitos, hay objetos que no se pueden compartir porque son estrictamente personales, como los peines, cepillos de dientes, zapatos y sombreros (esta es la forma número uno por el cual los piojos se propagan de un niño a otro); tazas, tenedores, silbatos, cuernos y demás objetos que se ponen en la boca.

Hábito saludable # 5: utilizar el inodoro y alejarse

Los niños después de usar el inodoro se ven tentados a observar los restos creados por su propio esfuerzo y ver cómo el remolino de agua los hace desaparecer. Esto no es una buena idea y hay que corregirlo de inmediato. Con cada descarga, gotas diminutas de agua que contienen partículas diminutas de orina, heces fecales o vomito son arrojadas al aire.

La manera correcta de que utilice el inodoro es bajando la tapa, luego presionar el botón o tirar de la palanca de descarga para que los gérmenes no caigan sobre él. Este hábito puede evitar el contagio de algunas enfermedades, que se puede contraer por las bacterias presentes en el inodoro.

Si desde edades tempranas se enseñan a los niños estos hábitos saludables, se puede conseguir que tenga una vida más saludable y libre de enfermedades, haciendo que sus vidas sean más felices y puedan ocupar más tiempo para aprender y jugar.


También Podría Gustarte

¡Compártenos Un Comentario!

Loading...